Yamaha espera a Rossi, otra vez

Ni siquiera el hecho de estar atravesando por el momento más complicado de su carrera le ha quitado poder a Valentino Rossi, al menos dentro del seno de Yamaha. Después de nueve títulos y haber marcado una época en el Mundial, hay privilegios que el italiano no ha perdido y entre ellos, se encuentra la potestad de decidir cuál quiere que sea su futuro dentro de un campeonato en el que ha sido su mayor representante en más de una ocasión. Es cierto que ahora no está entre los pilotos más carismáticos de la parrilla, Quartararo o Márquez entre otros le han quitado ese privilegio, pero el fenómeno que envuelve a El Doctor va mucho más allá de unos resultados que no le acompañan.

Se suele decir que en el mundo de la competición vales lo que dice de ti tú última carrera, y si nos quedamos con ese resultado, Valentino se iría a casa. El italiano se fue al suelo en Assen, uno de sus escenarios más exitosos en su trayectoria, pero además firmó con esa caída el tercer cero de una temporada (también falló en Portimao y Montmeló), donde su mejor posición hasta ahora ha sido un simple décimo en Mugello. Y casi dando gracias. Pero como siempre hay excepciones, la vara de medir de El Doctor no cumple con el patrón general del deporte y en Petronas siguen teniendo paciencia hacia un piloto que muchos ven diciendo adiós a final de temporada… sino incluso antes.

Mientras que Rossi aprovecha las vacaciones de verano para decidir su futuro, desde el equipo todavía están esperando “conocer la decisión de Valentino y Yamaha sobre el próximo año”. Razali, team principal del Petronas, reconoce que están en conversaciones con la fábrica y un piloto, que en caso de no continuar, no haría un roto dentro del equipo: “Hemos recibido interés de muchos pilotos e incluso de algunos que actualmente están fuera de MotoGP para venir”. La M1, montura que lidera el Mundial y está considerada como la más completa de la actual parrilla, no echa en falta pretendientes y esa condición ha instaurado la calma dentro de un garaje que no tiene prisa por anunciar su alineación de cara a 2022: “No habrá novedades hasta después de las próximas dos carreras (el doblete en Austria)”.

El adiós de Valentino, que podría llegar incluso antes de lo esperado tras las últimas declaraciones del italiano, no tendría porqué suponer una retirada. El de Yamaha tendrá un equipo a partir del próximo curso en la máxima cilindrada junto a Ducati, y aunque no sería descabellado verle competir en su propia estructura, lo cierto es que la competitividad de El Doctor ya no es la misma que le hacía disfrutar sobre el asfalto. Pese a que casi con total seguridad su futuro seguirá ligado al Mundial, a partir de la próxima temporada podría ser con un rol completamente diferente al que ha desempeñado hasta ahora y quizás sea lo más acertado. Porque a veces, una retirada a tiempo es una victoria.

Deja un comentario